la leve brisa

Hoy eché de menos el mar menos que nunca… Al salir del apartamento, una leve brisa, levísima, bañaba con gotitas frescas y tímidas nuestros rostros desmañanados, marcados aún por las sábanas. Pensé que llovería, las nubes amanezantes se tornaban cada vez más grises, pero no, sólo la brisa jugueteaba en el aire, era tan efímera había que cerrar los ojos para sentirla, entonces lo hice: cerré los ojos y giré mi cabeza para que mi frente apuntara al horizonte. Y, sí –como lo supuse–, ahí estaba el mar.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

soñé…

Soñé con dragones y con navajas afiladas, soñé con paisajes verdes y un castillo al final de las nubes. Soñé que había esperanza… y luego me dí cuenta que, afortunadamente, todo había sido un sueño.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

La educación viene desde casa? Ser prepotente es problema de educación o de autoestima?

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

fue dios…

y dios nos hizo a su imagen y semejanza, y dios nos deshizo, luego, cuando fuimos tan iguales a él que reflejamos en nuestros rostros su verdadera maldad… y así, al vernos solos y deshechos, creamos un dios que justificara nuestros pecados.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

no has muerto

escucha al silencio desangrarse en el insomnio de la noche acuosa.
escúchalo.

cuando el ruido te devuelva a la realidad.

sonríe… no has muerto.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

No puedo más… no logro sentir.

Estoy en un extraño limbo blanco que parece extenderse hasta el infinito. No, no puedo más… me siento como Sartre y esa náusea que le carcomía la mano. Tengo náuseas y me duele el estómago. No lograré brincar el bache. Se me revuelve el estómago y la paranoia me invade. No tengo hambre ni sueño. Se me acabaron las risas y los deseos.

El limbo se apodera de mí, lentamente… Creo que va a devorarme. Siento su aliento gélido en mi nuca y quiero relajarme, quiero dejar de respirar y congelarme.

No tengo un camino, no hay ya rutas ni edificios. Todo es limbo y no estoy ciega como lo planteó Saramago en su ensayo sobre la ceguera… no, es sólo un limbo mental que me absorbe, que no me deja pensar, no me deja salir de esta burbuja de incertidumbre…

Odio la incertidumbre, odio los cambios pero no puedo mantenerme mucho tiempo estática, vaya contradicción que me satura de inseguridades absurdas, de días nublados y lluvia sin fin…

No puedo más, quiero llorar, quiero sentirme libre… quiero… y lo que quiero no existe… ya lo dijo Sabines…

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

De un mexicano en Honduras…

Son muchos los dimes y diretes al respecto y me llegó este texto de un mexicano que está precisamente en Honduras… Se los dejo, a ver qué opinan.

Hubiera… ¡Ya se murió!
Ante los recientes acontecimientos ocurridos en Honduras, ¡TODO EL MUNDO! Ha dicho que estuvo mal, que si fue golpe, estuvo mal, que si no lo fue entonces las cosas se hicieron mal.
Hace muchos años ya, mi madre me enseño que “hubiera… ¡ya se murió”, en ese tiempo lo creí a pié juntillas, me parecía de mucho sentido común pensar en que nada puede ser más inútil que regodearse de lo que se hizo; bien o mal, lo hecho, hecho está y por lo tanto cobraba mucho sentido el refrán: A lo hecho, pecho.
Sin embargo las cosas existen por algo, no puedo más que lamentarme de haber sido tan ciego, “hubiera”, sí sirve para algo, como por ejemplo para que gobiernos y organismos internacionales se pongan a pensar, si es que lo hacen, en qué hubiera pasado si el bien o mal llamado “golpe de estado”, hubiera (de nuevo) tomado su forma tradicional: “un tiro al mártir” y el mismo día la invasión militar de las Fuerzas Armadas de otros países (creo que todos sabemos cuáles) que al son de tírale a lo que se mueva, el pueblo de Honduras estaría, sí, paralizado recogiendo cadáveres. O si el multi llevado y traído Presidente o Ex Presidente Zelaya hubiera sido tratado con todas las de la Ley, y lo hubieran llevado preso. Seguramente el polarizado pueblo de Honduras estaría en los albores de un incontrolable e inminente brote de guerra civil, los unos queriendo rescatar a su líder y los otros tratando de impedirlo, mientras el ejército se hubiera subordinado a lo que dice la Ley, acuartelado viendo como matan se matan sus hermanos unos contra otros.
Es verdad, el fin nunca justifica los medios, pero también es cierto que de los males, el menos y si bien es cierto que no se respetaron las formas, también lo es que respetarlas hubiera salido muy, pero muy mal.
Desde luego esta situación preocupa a muchos mandatarios (que por cierto todos en conjunto y en la seguridad de sus resguardos son apenas una fracción de lo que es la población total de Honduras que rebasa los 7 millones de personas), nos preocupa también a muchos habitantes de este bello país caribeño que algunos piensan que van a doblegar por menos de los bienes que legó Michael Jackson, que por cierto murió el mismo día y ha tenido más tiempo aire. Pero es mucho más preocupante que la “democracia” se haya convertido en la palabra mágica que asegura a unos cuantos y olvida a todos los demás, si no es así me pregunto ¿cómo es que ningún medio en el mundo ha preguntado por sus connacionales? ¿Saben acaso si las más de 500 familias de mexicanos que vivimos en Honduras estamos protegidos, tenemos buenas condiciones de vida, o nos tocó alguna piedra perdida en la revuelta? No, esa es la chamba del Sr. Embajador que por cierto fue llamado a intercambiar ideas. O ¿Qué será de nuestros trabajos, negocios y escuelas de nuestros hijos? No, a 5 días del “golpe” he tenido que llamar unas 200 veces a mi familia en México para explicarles que no ha pasado nada, porque los medios de comunicación están muy ocupados repitiendo la misma historia, que si fue golpe que si no lo fue y es comprensible, la razón es muy comprensible y tiene un nombre: Rating.
¡Qué pena me da! Que para Al Jazeera los miles de “arbanos” que viven en Honduras son menos que un dátil de regular calidad; para TELEFE sus “Gauchos en Honduras” son unos boludos; y a Televisa y TV Azteca, les vale madre toda la mexicanidad. Están muy ocupados, mandan “enviados especiales” que desde la comodidad de su hotel y después de grabar 30” de la toma “que conviene al rating”, vierten noticias según la “línea”, lo que diga Calderón es lo que hay que decir y si al fin se queda el presidente Michelleti (no Machelleti, querido Carlos Loret, Michelleti) pues siempre existe la socorrida frase: “El caso de Honduras dio un giro el día de hoy…” insisto ¡Qué pena!
Ojalá que llegue el día en que la Democracia se respete más allá de las formas. Ojalá que llegue el día en que cualquier persona, llámese como se llame, se deje de meter en lo que no le importa y ojalá que llegue el día en que la libertad de prensa sirva para decir por ejemplo: “A todos los mexicanos que viven en Honduras, en Irak, en Irán o donde sea, les hemos abierto un blog en www.atodamadre.tv/nosejodan.html para que le puedan decir a sus familiares cómo se encuentran; Y después decir, al aire, alardeando de la verdadera libertad de expresión, de la que sirve para algo más que hacer plata: “A la familia Rodríguez de San Luis Potosí le informamos que no hay disturbios, que no hubo heridos y que sus familiares en La Ceiba se encuentran bien y trabajando. Pero sobre todo, ojalá que nunca llegue el día en que ustedes dueños del aire, tengan que decir hubiera… hubiera ¡Ya se murió! Y… tu mamá también.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Para siempre me parece mucho tiempo…

El ser humano se niega a ser efímero y a pesar de su mortal fragilidad se aferra a la trascendencia.

Desde pequeños el concepto “para siempre” nos es inculcado como sinónimo de felicidad. La eternidad que nos venden se traduce en un “fueron felices para siempre”, como si un hecho único y aislado pudiera brindarnos la tan añorada y buscada prosperidad. En los cuentos es el amor la clave de la eternidad, y lo puede ser si nos enfocamos en la descendencia, aunque siendo honestos la semilla de nuestro recuerdo llegará hasta los nietos, porque casi nadie ha llegado a conocer a los padres de sus abuelos o recuerda a los abuelos de sus abuelos, lo que trasciende en algunos casos es el apellido, siempre y cuando la familia esté llena de varones.

El hombre (sin meternos en rollos de género) se aferra a ser eterno y vuelca sus deseos en la literatura, crea personajes y fórmulas para alcanzar la inmortalidad, pero con todas las ventajas –juventud, poder, dinero–. Los vampiros, las hadas, los elfos y todos esos seres mitológicos juegan con la perfección y la existencia eterna, porque no basta no morir, la vejez, sobre todo en estos tiempos, es un terror colectivo contra el que se ha luchado a lo largo de los años y, con el paso de los siglos, se ha convertido en una lucha campal contra las arrugas, mientras que en la antigüedad la vejez era sinónimo de sabiduría y algunas culturas consideraban a los viejos como valiosas piezas en sus sociedades, actualmente los ancianos son una carga para las familias y terminan confinados en asilos, la gente lucha por no envejecer y se somete a operaciones, peelings, inyecciones de botox, trasplantes… bebe jugos milagrosos, se atasca de esteroides, antioxidantes y gasta miles de pesos en detener el tiempo.

Y toda esta “evolución” no ha sido gratis, antes las parejas se casaban “jóvenes” porque la expectativa de vida era menor, hoy en día, con todos los avances médicos se ha ampliado el espectro y, sin embargo, continuamos aferrados a la edad como sinónimo de “vida, eficiencia, belleza”, en pleno siglo XXI las mujeres solteras mayores de treinta siguen siendo consideradas “quedadas” y en los trabajos hay “edad límite” y ¿dónde quedan los ancianos? Olvidados. La tecnología avanza vertiginosamente, la ideología no.

El ser humano no sólo se niega a morir y envejecer, se niega a ser olvidado, se niega a que su existencia termine con la muerte, para él es necesario que exista algo más… y es tanta su necesidad que se creó el cielo y la reencarnación y el alma, con el fin de prometerse una “vida eterna”.

El concepto “para siempre” nos persigue, el matrimonio, al menos en nuestra sociedad occidental, es un lazo inquebrantable con otra persona y, bueno, ante dios el lazo es indestructible… la unión es “para siempre” te guste o no y si te arrepientes te chingas porque el divorcio no es una opción aprobada por los católicos…

Y así vamos por la vida, buscando eternidad, ya sea a través de un descubrimiento, un hecho histórico, un gran libro, una película… si no podemos vivir para siempre, nos queda el recurso de la fama que nos mantendrá en la memoria colectiva con una estatua, una calle, una referencia en una bibliografía, empolvados en una biblioteca, arrinconados en una tienda… donde sea, no importa… lo sustancial es permanecer…

“Forever Young,
I want to be Forever Young
Do you really want to live forever?
Forever Young.

Some are like water, some are like the heat
Some are a melody and some are the beat
Sooner or later they all will be gone
Why don’t they stay young?

It’s so hard to get old without a cause
I don’t want to perish like a fading horse
Years like diamonds in the sun
And diamonds are forever…”

Alphaville

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Olvidar…

Cada vez que pensamos demasiado en el pasado, que volvemos una y otra vez sobre un episodio doloroso, y el psicoanálisis se reduce a poco a más que eso, incrementamos las posibilidades de reproducirlo. En lugar de avanzar, nos echamos tierra encima. Cuando sufrimos por una pena, una decepción, algo que nos impide vivir, tenemos que empezar por mudarnos de casa, quemar las fotos, evitar hablar de ello. Los recuerdos inhibidos de desvanecen; puede llevar su tiempo, pero acaban por desaparecer.

Houellebecq, Michel, La posibilidad de una isla, México, Alfaguara, 2006, p. 110

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Merlina baila en un cuento…

merlina sillón

Merlina nació un día incierto, simplemente apareció corriendo y maullando por la casa un miércoles.

Yo estaba de viaje, recuperándome de una crisis nerviosa. Aquel miércoles de la aparición de Merlina mi madre me llamó para decirme que Mamila había tenido una gatita y que ahora tenía dos gatos dando lata por toda la casa.

Regresé y ahí estaba el cachorro blanco y negro. Un cachorro inquieto y hermoso. La nombré Merlina, en honor a un personaje de la Familia Addams, y de paso aproveché la canción de La Gusana Ciega para brindarle un arrullo personalizado.

Merlina creció y nos mudamos a una casa con jardín, cerca de mi trabajo. Ahí vivió la experiencia de ser madre. Tuvo cuatro cachorros, aunque sólo sobrevivieron 3: Merlín, Vaca y Pelos. Todos quedaron en manos de amigos y Merlina se enfrentó a la operación más temida, sí, la esterilización, porque mantener tantos hijos hoy en día es tarea difícil.

El tiempo pasó y otra vez nos cambiamos de casa. Merlina conoció a D’Arcy, una labrador que se empeñaba en ser gato, pero que nunca lograría serlo, era demasiado grande y torpe para convertirse en felino.

Merlina era muy territorial y nunca quiso compañía gatuna, intenté que tuviera hermanos, pero ella se encargó de echarlos de la casa. El primero en llegar fue Molko, un gatito naranja todo ternura. Dos semanas después desapareció.

Orli llegó poco después, pero Merlina lo atacó y no tuvo más remedio que huir. Merlina y yo nos quedamos solas. Hasta que llegó una oferta de trabajo que me obligó a mudarme de ciudad y la gata blanco y negro de ojos verdes volvió con mi madre.

Vivió en un departamento, junto a su madre, pues Mamila vivía desde hace años con la mía (mi madre). Luego se cambiaron de departamento, en el mismo edificio, y Merlina se apropió del cuarto de servicio. Dejó de ser parrandera, se dedicó a ser un gato hogareño.

Muchos años pasaron. Merlina empezó a perder su gordura, todos creímos que las croquetas de dieta estaban haciendo efecto, pero no. Merlina fue atacada por la leucemia que acabó, poco a poco, con su masa muscular.

Merlina supo decir con una mirada que estaba lista para su mudanza final. Merlina se fue, pero me dejó sus mejores recuerdos en una cajita de cristal que juntas inventamos, cuando desde el jardín contemplábamos la luna.

Adiós Merlina, sigue bailando en los cuentos, que yo te escribiré más de uno.

merli ventana

Merlina baila en un cuento,
en los jardines…
se envuelve en flores de invierno
ignora el tiempo

Merlina puede verme ahí.

Merlina canta en un sueño,
en su cabeza…
se duerme en brazos del viento
en el castillo no hay viento.

Merlina puede verme ahí

Merlina, eternamente quiero estar ahí.

Merlina sabe el camino,
hasta el castillo…
su vida es un remolino
de fuego y tiempo perdido.

“Canción a Merlina”
La Gusana Ciega

Tags:

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS
 Page 4 of 116  « First  ... « 2  3  4  5  6 » ...  Last »