Tus manos…

En la fotografía sostenías un libro con tu mano izquierda, de hecho, el encuadre abarcaba el libro y un fragmento mínimo de tu mano, pero suficiente para darme cuenta de cuánto extraño tus manos, esas manos grandes que envolvían las mías cuando caminábamos por la calle. Extraño tocar tus manos y sentir mi piel rozar tu piel. Extraño sentirte cerca y colgarme de tus brazos entre jugueteos. Extraño tu risa y hacerte cosquillas para que tus manos aprieten las mías con fuerza.
Extraño mirar tus manos y encontrar caricias en ellas, encontrarme en tu mirada y perderme en los sueños que compartimos.
Extraño saber que abrirás las puerta y extraño oír tus pisadas por la casa, extraño abrazarme a tu pecho y escuchar tu corazón, yo me enamoré de ti escuchando tu corazón, ese que perdí una madrugada, no sé cuál, pero tuvo que ser una madrugada, porque las madrugadas siempre me arrancan lágrimas…

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Dejar un Comentario