El día en que la Felicidad se acabó…

Vela



Hace unos meses sucedió algo que me dejó helada, desde entonces he estado reuniendo el valor o el coraje, o como sea que se le llame, para relatar esta historia. Fue como si cayera sobre mí un balde de agua fría, sí, suena a cliché o a reto estúpido de famosos, pero es lo que sentí.

Se preguntarán: ¿qué pasó? Pues todo, nada, sólo pasó. Felicidad abandonó este mundo. Sí, mi Felicidad de ojos ámbarmiel se apagó en un segundo, de una forma inesperada. Un día simplemente supe que esos ojos ámbarmiel no volverían a mirarme j-a-m-á-s. Así de simple, así de drástico. Nunca más aparecería un inbox con un “Lunave”, sin más mensaje. Se acabó, se fue.

Cuando me enteré no supe qué decir, qué hacer o qué pensar. Hubo extraños rumores, muchos mensajes… Todo fue un caos eléctrico que, poco a poco, por debajo de la piel, me llenaba de quemaduras; los recuerdos me ardían, se volvían llagas en mis entrañas. ¿Qué pasó después? Llegó la calma, la claridad. Un accidente, sin más explicaciones. Sin razones, sin culpables. Felicidad ya no estaba, aunque su esencia flotara entre imágenes llenas de risas y canciones que no olvidaré.
Felicidad. Siempre feliz, siempre sé feliz. Felicidad nos dejó vacíos, y me atrevo a hablar en plural porque no sólo me quedé yo abandonada en el desierto de sus bromas y sus bailes, de su risa estereofónica, hubo más, muchos y muchas más. Felicidad siempre tuvo amor para todos los que lo rodeaban. Así era el flaco.

Hoy escucho viejas canciones y evoco momentos tan precisos que pudieron haber pasado ayer. Me veo reflejada en su mirada y escucho sus anécdotas de amor y desamor, lo escucho cantar “Toda la vida” y me río sola, como boba. Recuerdo los conciertos, las escapadas, los regaños… Te quise, condenado. Mi Felicidad tan volátil, tan versátil… Pinche felicidad, seguro en esa otra dimensión –a donde llegaremos todos– ya traes tu desmadre, no lo dudo.

Brindo por ti, por nosotros, por el osito, por los delfines… Vámonos al azul, Felicidad, que es color de nuestros sueños.

Duerme amor,
el fuego alrededor.
Es la luz,
de los que ya no están…

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Dejar un Comentario