Casualidades que cortan como cuerdas de piano…

Imagen de: Laura Reyes Pradas

                                                                           Imagen: Laura Reyes Pradas

 

A veces las casualidades tocan a la puerta o silban, muy quedito, por la ventana. Pareciera que sí existe eso del drama y el amor “para siempre” cuando descubres que hay hilitos que te unen a ciertas personas, hilitos tan delgados y poderosos que son como mortales cuerdas de piano.

A veces, sin querer, por casualidades absurdas de la vida, tropiezas con esas cuerdas y la herida suele ser profunda, te envuelven los recuerdos y los sentimientos se agolpan bajo los párpados y quieres dejar de sentir en un santiamén, pero no encuentras el switch de tu piel, porque, en mi caso, duele la piel más que el alma.

Nunca entendí el amor ni el apego que se genera ni la dependencia. Yo he amado con intensidad y necedad y drama, sobre todo drama. Siempre me identifiqué con Emma Bovary y esa eterna búsqueda del amor literario, intenso y enloquecedor. El problema es cuando lo encuentras y efectivamente enloqueces y te rompes y permites que esas cuerdas de piano naveguen, difusas, en tu memoria. Cuerdas que te rasguñan de vez en cuando con vínculos que podrían parecer irrisorios y aparecen en los lugares más ridículos y, por lo tanto, obvios.

Esas casualidades que te parten por la mitad y luego te reconstruyen con aguja de canevá e hilo para bordar.

Ana, en Los amantes del círculo polar, dice: “Estar enamorada no es fácil. No basta con desearlo, hay que oírlo”. Cuando escuché esta frase, y miré a la protagonista recostarse sobre el pecho de su amado, sentí un escalofrío, porque así me enamoro yo, con los latidos del corazón, y son tal vez esos latidos los que tejen, con toda la intención, esos hilillos que parecen insignificantes, frágiles e inofensivos, pero que dejan profundas cicatrices.

Sin embargo, a veces, no queda más remedio que echar alcohol a la herida y seguir tu camino. Sí, arde un rato, duele mucho, pero es mejor que dejar escapar recuerdos que pueden ahogarte mientras duermes…

 

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

2 Respuestas en “Casualidades que cortan como cuerdas de piano…”

  1. rafora5 says:

    Hermosas Reflexiones las tuyas y esque los humanos simpre nos montamos en nuestros pensamientos Ontologios pero los enamorados no piensan sienten que envidia…..

  2. admin says:

    Pues a veces esos sentimientos también destruyen si uno no se da el tiempo para pensar 🙂 Saludos.

Dejar un Comentario