Del pasado que nos persigue…

Hace poco llegó un comentario a este blog en el que me preguntaban qué pasó con mis historias y mis personajes, me decían que la magia se fue porque crecí. Tal vez el autor de dicho comentario tenga razón. Uno crece. He releído algunos viejos posts y vaya que el drama era mi especialidad.

Ahora no sé bien en qué etapa me encuentro. Hago fotos, volví a escribir cuentos y abandoné un poco el drama, aunque me asusta pensar que es el drama el motor conductor de mis textos.

Por  otro lado, no lo negaré, me pregunté también que habrá sido de mis personajes, mitad realidad mitad ficción. Y llegué a la conclusión de que ellos también me olvidaron.

Sobre Felicidad sólo he tenido noticias vagas, anda de aquí para allá, ya no compartimos fiestas y sus ojos ámbarmiel andan perdidos en otra ciudad. Lo cierto es que seguirá siendo feliz, como siempre, sonriente y un poco loco, tan músico él.

De eMe… Encontré en un viejo CD unas fotos que le tomé cuando ni lo conocía. Qué raro fue verlo y unir cabos y recontarme la historia. No sé qué sea de él. Tal vez huyó de nuevo a la playa o quizá siga ebrio en algún bar. Puede ser que se haya reformado y hasta tenga un trabajo decente.

En el caso de Lobo, bueno, al lobo lo miro de lejitos, entre rendijas. Sólo quedan los suspiros, los olvidos y los hubiera, pero debo reconocer que me aterra cerrar la puerta. Sé que no volveremos a buscarnos en los ojos del otro, ni compartiremos botellas de tinto. Sé que ya no habrá llamadas ni caminatas vacilantes en las madrugadas. Nos hemos ido el uno del otro. Pero en el fondo, me gusta escuchar sus aullidos en la distancia y saber que nuestra luna no cambia.

En tardes de domingo sigo escribiendo… El drama aún me acompaña, pero ahora se viste de literatura.

 

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

2 Respuestas en “Del pasado que nos persigue…”

  1. Raul says:

    la esencia si sigue ahí ….. enorme!!!!

  2. admin says:

    =^.^= Gracias.

Dejar un Comentario