De un mexicano en Honduras…

Son muchos los dimes y diretes al respecto y me llegó este texto de un mexicano que está precisamente en Honduras… Se los dejo, a ver qué opinan.

Hubiera… ¡Ya se murió!
Ante los recientes acontecimientos ocurridos en Honduras, ¡TODO EL MUNDO! Ha dicho que estuvo mal, que si fue golpe, estuvo mal, que si no lo fue entonces las cosas se hicieron mal.
Hace muchos años ya, mi madre me enseño que “hubiera… ¡ya se murió”, en ese tiempo lo creí a pié juntillas, me parecía de mucho sentido común pensar en que nada puede ser más inútil que regodearse de lo que se hizo; bien o mal, lo hecho, hecho está y por lo tanto cobraba mucho sentido el refrán: A lo hecho, pecho.
Sin embargo las cosas existen por algo, no puedo más que lamentarme de haber sido tan ciego, “hubiera”, sí sirve para algo, como por ejemplo para que gobiernos y organismos internacionales se pongan a pensar, si es que lo hacen, en qué hubiera pasado si el bien o mal llamado “golpe de estado”, hubiera (de nuevo) tomado su forma tradicional: “un tiro al mártir” y el mismo día la invasión militar de las Fuerzas Armadas de otros países (creo que todos sabemos cuáles) que al son de tírale a lo que se mueva, el pueblo de Honduras estaría, sí, paralizado recogiendo cadáveres. O si el multi llevado y traído Presidente o Ex Presidente Zelaya hubiera sido tratado con todas las de la Ley, y lo hubieran llevado preso. Seguramente el polarizado pueblo de Honduras estaría en los albores de un incontrolable e inminente brote de guerra civil, los unos queriendo rescatar a su líder y los otros tratando de impedirlo, mientras el ejército se hubiera subordinado a lo que dice la Ley, acuartelado viendo como matan se matan sus hermanos unos contra otros.
Es verdad, el fin nunca justifica los medios, pero también es cierto que de los males, el menos y si bien es cierto que no se respetaron las formas, también lo es que respetarlas hubiera salido muy, pero muy mal.
Desde luego esta situación preocupa a muchos mandatarios (que por cierto todos en conjunto y en la seguridad de sus resguardos son apenas una fracción de lo que es la población total de Honduras que rebasa los 7 millones de personas), nos preocupa también a muchos habitantes de este bello país caribeño que algunos piensan que van a doblegar por menos de los bienes que legó Michael Jackson, que por cierto murió el mismo día y ha tenido más tiempo aire. Pero es mucho más preocupante que la “democracia” se haya convertido en la palabra mágica que asegura a unos cuantos y olvida a todos los demás, si no es así me pregunto ¿cómo es que ningún medio en el mundo ha preguntado por sus connacionales? ¿Saben acaso si las más de 500 familias de mexicanos que vivimos en Honduras estamos protegidos, tenemos buenas condiciones de vida, o nos tocó alguna piedra perdida en la revuelta? No, esa es la chamba del Sr. Embajador que por cierto fue llamado a intercambiar ideas. O ¿Qué será de nuestros trabajos, negocios y escuelas de nuestros hijos? No, a 5 días del “golpe” he tenido que llamar unas 200 veces a mi familia en México para explicarles que no ha pasado nada, porque los medios de comunicación están muy ocupados repitiendo la misma historia, que si fue golpe que si no lo fue y es comprensible, la razón es muy comprensible y tiene un nombre: Rating.
¡Qué pena me da! Que para Al Jazeera los miles de “arbanos” que viven en Honduras son menos que un dátil de regular calidad; para TELEFE sus “Gauchos en Honduras” son unos boludos; y a Televisa y TV Azteca, les vale madre toda la mexicanidad. Están muy ocupados, mandan “enviados especiales” que desde la comodidad de su hotel y después de grabar 30” de la toma “que conviene al rating”, vierten noticias según la “línea”, lo que diga Calderón es lo que hay que decir y si al fin se queda el presidente Michelleti (no Machelleti, querido Carlos Loret, Michelleti) pues siempre existe la socorrida frase: “El caso de Honduras dio un giro el día de hoy…” insisto ¡Qué pena!
Ojalá que llegue el día en que la Democracia se respete más allá de las formas. Ojalá que llegue el día en que cualquier persona, llámese como se llame, se deje de meter en lo que no le importa y ojalá que llegue el día en que la libertad de prensa sirva para decir por ejemplo: “A todos los mexicanos que viven en Honduras, en Irak, en Irán o donde sea, les hemos abierto un blog en www.atodamadre.tv/nosejodan.html para que le puedan decir a sus familiares cómo se encuentran; Y después decir, al aire, alardeando de la verdadera libertad de expresión, de la que sirve para algo más que hacer plata: “A la familia Rodríguez de San Luis Potosí le informamos que no hay disturbios, que no hubo heridos y que sus familiares en La Ceiba se encuentran bien y trabajando. Pero sobre todo, ojalá que nunca llegue el día en que ustedes dueños del aire, tengan que decir hubiera… hubiera ¡Ya se murió! Y… tu mamá también.

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Dejar un Comentario