No puedo más… no logro sentir.

Estoy en un extraño limbo blanco que parece extenderse hasta el infinito. No, no puedo más… me siento como Sartre y esa náusea que le carcomía la mano. Tengo náuseas y me duele el estómago. No lograré brincar el bache. Se me revuelve el estómago y la paranoia me invade. No tengo hambre ni sueño. Se me acabaron las risas y los deseos.

El limbo se apodera de mí, lentamente… Creo que va a devorarme. Siento su aliento gélido en mi nuca y quiero relajarme, quiero dejar de respirar y congelarme.

No tengo un camino, no hay ya rutas ni edificios. Todo es limbo y no estoy ciega como lo planteó Saramago en su ensayo sobre la ceguera… no, es sólo un limbo mental que me absorbe, que no me deja pensar, no me deja salir de esta burbuja de incertidumbre…

Odio la incertidumbre, odio los cambios pero no puedo mantenerme mucho tiempo estática, vaya contradicción que me satura de inseguridades absurdas, de días nublados y lluvia sin fin…

No puedo más, quiero llorar, quiero sentirme libre… quiero… y lo que quiero no existe… ya lo dijo Sabines…

  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • Twitter
  • RSS

Dejar un Comentario